Guía para una auditoría SEO técnica – Parte I

Bien sea que audites tu propio sitio o que investigues un problema para un cliente en Posicionamiento Web Valladolid queremos darte esta guía para una auditoría SEO. Esta es la única manera de saber por qué no consigues los resultados deseados, aparte son lo primero que una agencia le hace a un cliente nuevo.

Una auditoría no debe tardar horas

Las auditorías SEO no deberían ser demasiado técnicas, tampoco tomar días o incluso semanas para estar listas. Claro, en gran medida esto dependerá del tamaño de los sitios, pero para los medianos esto debe ser algo de algunas horas.

Una auditoría SEO de un blog es mucho menos complicada que la de una web completa. Pero ambas sirven para descubrir descubrir cómo mejorar tus campañas de posicionamiento web. La meta de estas es identificar los puntos débiles que están limitando tu desempeño. El proceso te dará una lista de acciones que debes llevar a cabo para solucionar los problemas.

La auditoría debe hacerse con regularidad si quieres conseguir tráfico orgánico y mejorar el ranking de tu sitio web.  Si eres un dueño de negocio y contrataste una agencia SEO, igual es importante que sepas si hacen bien el servicio.

¿Cuándo se debe hacer una auditoría SEO?

  • Cuando tenemos un cliente nuevo.
  • Cada tres meses con una campaña actual. Así te aseguras de que no te pierdes de ver ningún problema.

¿Qué se analiza con una auditoría SEO?

  • Accesibilidad.
  • Indexabilidad.
  • Factores del ranking on-page y off-page.
  • Análisis competitivo.

Guía para una auditoría SEO técnica

Sigue esta guía para poder llevar un proceso de autoría de posicionamiento web sin problemas en tu sitio web.

Necesitarás algunas herramientas para una auditoría SEO: Google Analytics, Google Search Console, Google PageSpeed Insights, Google Structured Data Testing Tool, Ahrefs, Copyscape, SERP Simulator y Web Page Word Counter.

Cada una de ellas tiene una función esencial dentro del proceso. Te ayudarán a que hacer la auditoría sea algo más sencillo.

1. Revisa que solo una versión de tu sitio sea rastreable

El primer punto es que necesitas dejar claro qué versión de tu sitio es rastreable. Toma en cuenta como podría escribir la URL de tu sitio cualquier persona en el navegador. Por ejemplo: http://tudominio.com, http://www.tudominio.com, https://tudominio.com, https://www.tudominio.com.

Solo una debería ser de fácil acceso en el navegador. Las otras deben redireccionar, con una 301 a la que escojas. Es decir, si la persona escribe con http inmediatamente cambia a https, lo mismo con la versión www y sin www.

La recomendación principal es que utilices el https porque se entiende que Google favorece de una manera a los sitios seguros. Además, eso le da confianza a los usuarios y un sitio seguro es clave hoy en día.

2. Comienza el rastreo del sitio

Antes de diagnosticar cualquier problema con tu sitio debes saber exactamente a qué te enfrentas. Lo primero es rastrear todo el sitio, para esto necesitarás herramientas como Screaming Frog, Beam Us Up, Ahrefs Site Audit, entre otros.

Debes configurar la herramienta para que se comporte como Googlebot. Aunque la configuración general dependerá de la herramienta que escojas.

El rastreo del sitio te dará mucha información, pero, para llevar esta información al siguiente nivel debes consultar con los motores de búsqueda. Y ahí es donde Search Console de Google podría ayudarte a tener un diagnóstico más completo.

3. Revisa en Google la indexación

Si Google no te está indexando nunca te posicionarás. Para ver que te están indexando ve a Google Search Console, ahí haz clic en Google Index y luego en Index Status.

Si no estás acostumbrado a usar Google Search Console simplemente haz esta búsqueda en Google: “site:tusitioweb”. Esto te dirá cuántas páginas está indexando Google para tu dominio. No siempre es tan preciso como en la herramienta del buscador.

XXGuía para una auditoría SEO técnica – Parte I

Si no ves ningún resultado en esta búsqueda, entonces tu web tiene problemas. Eso significa que ninguna página de tu sitio está siendo indexada, por tanto, no recibirás tráfico orgánico. Esto puede ser por un problema en la etiqueta x-robots-tag HTTP header.

Podrías comparar referencias entre el número de páginas indexadas con el proyecto de rastreo del punto anterior. Estas te dirán si tienes páginas no indexadas, redirecciones, errores 404, malas redirecciones 301, entre otros detalles.

También puede pasar que Google esté indexando más páginas que las que tienes realmente. Esto puede ser porque está indexando elementos de las páginas por separado, que no tienen contenido.

4. Revisa que estés rankeado para el nombre de marca

Ve a Google y busca tu marca, a menos que tu sitio sea muy nuevo o que el nombre de marca sea muy genérico lo normal sería que vieras tu web en el primer resultado. También que este sea la home de tu sitio web.

Si no estás en esa posición número 1 sino más abajo, es posible que Google piense que otro sitio da un mejor resultado para ese término de marca. Este es un problema si usas un nombre genérico como nombre de marca, que podrá ser difícil de posicionar.

La solución para este problema sería hacer link building y construir marca. Consigue enlaces fuertes de la marca, haz una campaña de relaciones públicas, que te mencionen y enlaces de sitios conocidos. También consigue alta en directorios de negocios, asegúrate que tengas un perfil en Google My Business y que tu web tenga presencia en todas las redes sociales.

Así irás subiendo en los resultados de Google para tu nombre de marca.

Si notas problemas de indexación podría ser que tu sitio tenga una penalización manual o por el algoritmo entonces deberías ir a Google Search Console y buscar cualquier indicador.

Entonces tendrías que identificar las razones de la penalización. Podrías recibir una notificación formal del buscador. Pero, si fue por una actualización del algoritmo será más difícil de detectar. Soluciona el problema, pide una reconsideración y listo.

5. Revisa manualmente el SEO on-page

Comienza por la home, pero también busca las páginas más importantes, que son las que reciben más tráfico orgánico.

En el navegador, en la home haz clic a la derecha y luego en código fuente de la página. Ve si la página tiene una etiqueta título personalizada, si hay una meta descripción y si está optimizada. También si tienes h1 optimizado (se recomienda tener solo un h1) y si los subencabezados h2, h3, etc. están bien utilizados.

Title

Revisa que el title no esté cortado en los resultados de búsqueda. Lo recomendado es que no tenga más de 70 caracteres.

Que esté bien escrito y que capte la atención. Que tenga las palabras clave, pero que no esté sobreoptimizado. La intención es que el title describa el contenido de tu página.

Meta descripción

En la meta descripción, aunque no influencia el ranking directamente, pero bien escrita puede ayudarte a conseguir más clics.

Una buena meta descripción puede aumentar tu CTR y si consideras que esta métrica es un factor del ranking entonces tendrá un efecto positivo.

Destaca puntos de tu producto o servicio como si ofreces algo gratis o tienes muy buenos precios. Lo ideal es que no sea de más de 155 caracteres y que no esté sobreoptimziada.

Encabezados

En los encabezados y subencabezados, toma en cuenta que el h1 es un factor on-page importante. Debe ser única y descriptiva en cada página. Se recomienda que sea una por página. En la home quieres que comunique el propósito principal del sitio, incluir una o dos palabras clave.

Los subencabezados deben ser usados con lógica para cada página de acuerdo con su contenido. Te dan la oportunidad de posicionarte para palabras clave secundarias. Evita frases como detalles o más información.

Estos son los puntos con los que debes comenzar tu auditoría SEO. En este momento ya el reporte de rastreo debe estar listo y tendrías que seguir con los puntos que mencionaremos en la segunda parte del post. Tales como aspectos on-page más profundos, contenido duplicado o poco profundo, tiempos de carga, estructura web, tráfico orgánico, palabras clave y más.

Manténte atento a nuestro blog para leer la segunda parte de esta guía para una auditoría SEO técnica. No te la pierdas y así podrás optimizar tu sitio para posicionarte en los primeros lugares de Google.

XXGuía para una auditoría SEO técnica – Parte I

Fuente infografía

Avatar for Arianna Silva

Periodista y redactora para el grupo SEOSalamanca Google+ Arianna Silva

Leave a Reply